Hoy no los voy a quemar con masa madre ni nada de eso.

Marcha y sale esta focaccia

Ingredientes y procedimiento:

-Colocar sobre la mesada 500 g de harina 0000, 12 g de sal fina, hacer un hueco y colocar en el centro 10 g de levadura fresca, 1 cdita de azúcar y 325 ml de agua tibia.

-Mezclar del centro hacia los costados y formar una masa muy blanda y pegajosa. Trabajar sobre la mesada, hacer a la masa depositaria de todas las frustraciones de la semana, a saber: golpearla, pegarle, estrolarla contra la pared, lo que quieran. O simplemente, ir plegando los bordes hacia el centro para que vaya a formando el gluten. Dedíquenle sus buenos 10 a 15 minutos. Incorporar 75 ml de aceite de oliva de buena calidad y seguir trabajando la masa (sin agregar harina!), hasta que se haya integrado por completo. Dejar reposar la masa tapada hasta que duplique su volumen. Precalentar el horno a 180 grados. 

-Bajar la masa a la mesada, sumar 1 tazón de nueces rotas con la mano e integrarlas.

-Estirar la masa con los dedos aceitados sobre una fuente de 20 x 30 cm, previamente aceitada. Marcar dedos en la superficie cosa que se entienda que no la hizo una máquina, rociar con aceite de oliva, espolvorear con sal gruesa y romero fresco. Dejar reposar unos 10 a 15 minutos y cocinar durante 35 minutos aproximadamente.

-Retirar y rociar con más aceite de oliva y retirar inmediatamente de la fuente para que no condense el vapor y nos ablande la masa.

 

#Lambertips:

-Pueden agregarle tomates secos, aceitunas negras, albahaca, ya saben, todo lo rico.
-Prueben esta técnica, la de sumar el aceite una vez que la masa ya está constituida, en sus focaccias y pizzas. Cambia- para bien- la textura.